(27 octubre 2016)
Abro esta página cuando me he decidido introducir la interactividad en mis vídeos. Los miembros de la generación Z, la de nuestros alumnos, aítos de imágenes y adictos al picoteo, parece que exigen estar ahí, interactuando, para implicarse de alguna manera el los contenidos. Y es que a mí me pasa algo parecido: no me conformo con demostrar lo que sé sobre el tema que trabajo...
Sin embargo, cuando he ido viendo los ejemplos que nos ofrecen las páginas que he ido encontrando, compruebo que tiene mucho de artificio, un quiero y no puedo de la interactividad que tiene el videojuego.
Creo que mis primeros pasos deberán ser para dar pistas y ampliar información, pero creo que tendré que tener bien presente la frase de Albeto Tognazzi en embed.at: No hay placer en la interactividad si se elimina la sorpresa en la respuesta.
(sigo luego...)


07R8AAAAASUVORK5CYII=.png
Interesante análisis, aunque ya tiene un tiempo y se centra excesivamente en la publicidad, como si fuera el único campo de referencia.
Muchos vídeos ya no están. Y los que están son en inglés.

(Extracto propio)
No hay placer en la interactividad si se elimina la sorpresa en la respuesta.

Este concepto, básico para los videojuegos, se puede aplicar a muchos ámbitos de la comunicación.

El lenguaje es una herramienta que evoluciona con rapidez, constancia y profundidad. Al ser indispensable en nuestra vida cotidiana, está constantemente sujeto a adaptaciones al medio según la necesidad de cada momento.
La realidad cambia y con ella el lenguaje. Los protocolos de internet, las plataformas de vídeo online y unas cámaras HD cada día más accesibles, hacen que también el lenguaje audiovisual esté en constante transformación, casi diría que en ebullición. Y, como toda evolución, basa su progreso sobre reglas de intuición/ensayo/error.
Ahora que hemos aprendido a diferenciarnos como espectadores lean-forward(interactuando con la pantalla) vs. lean-back (disfrutando de los contenidos cómodamente tumbado en el sofá), nos estamos dando cuenta de que se ha ido creando un lenguaje audiovisual, que más bien definiría un «dialecto», que se tambalea entre las dos posturas.
Quizás este sea uno de los típicos dialectos que se hablan en la frontera entre dos «idiomas». En este caso se trata de dos lenguajes audiovisuales muy concretos, el del cine y el de los videojuegos. Por eso se mueve en un terreno ambiguo y se resiste a encontrar su lugar y definición.
i+igXm8FGFioAAAAABJRU5ErkJggg==.png
Igualmente interesante, pero los vídeos insertados no se ven en su mayor parte.

Pendiente de leerlo con más calma.



La guía oficial de YouTube está muy bien. Son dos páginas con ventanas desplegables. Como las posibilidades aumentan (y disminuyen) con el tiempo, es muy pertinente visitarlaas.
No he encontrado algo mejor.

wDYVMqSZm3WEQAAAABJRU5ErkJggg==.png
+Z65Y+Dv6PUAAAAAElFTkSuQmCC.png




ALGUNOS EJEMPLOS
No he encontrado ejemplos en que hagan lo que yo pretendo. Cuando aparezcan, los iré añadiendo aquí.

Los más son fórmulas de marketing que mueven muchos medios.
rc5wioUlXsQAAAABJRU5ErkJggg==.png

Mucha chorrada para procrastinar a gusto, pero viene bien echarle un vistazo para inspirarse en botones y formas de interactuar.



LOS MÁS INTERESANTES DE LOS VISTOS (para mi gusto, claro)