Inicio esta página para recoger y valorar información sobre la infoxicación que está saturando las mentes impidiendo el desarrollo de metas tan importantes como el pensamiento profundo y continuado, la reflexión crítica y la auténtica participación en la generación de conocimiento propio y compartido con los demás.




Mi participación en el curso ENTORNOS PERSONALES DE APRENDIZAJE PARA EL DESARROLLO PROFESIONAL DOCENTE, que se está celebrando en el primer trimestre de 2914

sábado, 25 de enero de 2014

La infoxicación, un problema al que la escuela debe enseñar a combatir


external image estres-redessociales.gifProcedencia


Qué duda cabe que el exceso de información y sus consecuencias tóxicas es uno de los temas/problema más relevantes a la hora de reflexionar sobre los enormes cambios que están experimentando las sociedades humanas y sus culturas.
Para entender el problema en su justa medida y distancia, hay que partir de la propia naturaleza humana: superdepredadores para los que la información es vital y la alimentación escasa en los ecosistemas variados en los que se ha insertado desde que salió de las sabanas africanas. En todos los casos, la acumulación de información y comida resultaba fundamental para la supervivencia. Las cosas se trastocaron cuando la escasez se vio sustituida por la abundancia. Las consecuencias en la alimentación de las poblaciones desarrolladas las conocemos todos.
Precisamente, la comparación con el bufete libre de un hotel o un crucero nos puede venir muy bien para enfrentarnos al problema de la infoxicación, y buscar herramientas de cultura que nos permitan enfrentarnos a esa sobreabundancia de información-comida que llega a nuestras múltiples pantallas, evitando sus funestas consecuencias: si en la comida es el empacho y la indigestión, en la cultura se traduce en la acumulación acrítica, laignorancia y la desorientación.
Si esto es importante para cualquiera de nosotros, para los ciudadanos en proceso de formación y crecimiento que son nuestros alumnos, resulta de vital importancia. De ahí que la escuela debe saber ayudar a sus alumnos a moverse por el proceloso mundo de la información y el conocimiento con brújulas, herramientas y criterios que les permita controlar de forma selectiva los procesos de acceso y selección de información relevante al servicio de la construcción del conocimiento y el crecimiento personal.
La tendencia natural al picoteo, a la distracción perpetua en el vasto universo de la información, como bien ha denunciado Nicholas Carr en su magnífico libro “Superficiales. Qué está haciendo Internet con nuestras mentes”, nos lleva a primar la cantidad sobre la calidad, el impulso sobre la reflexión, el pensamiento superficial, de aguas poco profundas, sobre el pensamiento profundo y crítico.
Es posible que sea la escuela la única institución en condiciones de enfrentarse a esa debacle a la que la sobreinformación está llevando a los individuos y a la cultura de nuestro tiempo. No son pocos los autores que inciden en las consecuencias políticas negativas que suponen para el mantenimiento de la democracia. La sobreinformación, el aturdimiento informativo, que incapacita a los ciudadanos para la asimilación, la reflexión y la crítica, es la mejor forma de censura y control de los ciudadanos.
La escuela, en efecto, es la única institución que puede propiciar algo tan poco natural como el pensamiento profundo y continuado (N. Carr). Y tiene para ello una serie de herramientas y procedimientos que debe conservar y potenciar. Anotaré los que me parecen fundamentales:

  • La lectura en silencio, profunda y continuada, sea en libros o en pantallas (más difícil) . Muchos centros dedican una parte de su horario a esta actividad cada vez más necesaria.
  • Primar la profundidad frente a la acumulación enciclopédica a la hora de enfrentarse a la información. El análisis y comentario pausado de informaciones e imágenes resulta fundamental porque ayuda a frenar, parar y profundizar. Solo la escuela puede propiciarlo.
  • La búsqueda de información guiada al servicio de proyectos elaborados previamente. Dicho así, parece un lugar común, pero todos sabemos de la cómoda omnipresencia de los manuales de materia en nuestras clases.
  • Ayudarles a construirse su propio PLE de una forma organizada y secuencial a lo largo de las etapas de educación obligatoria. Entre tales herramientas, las de búsqueda, filtrado y organización de la información resultan básicas.

external image elroto-infoxicacion.gif








LO QUE NOS APORTA INTERNET

Dolors Reig estaría a la cabeza de los que inciden en la cara A de Internet y las TIC. No habla sin fundamento, que por algo es una de las referencias en nuestro país sobre estos temas. Pero enriquece mucho la reflexión la lectura de algunos de los ensayos que vienen más abajo. Seguramente habrá que trabajar con la mirada puesta en ambos frentes, para seguir explorando sin prejuicios las enormes posibilidades que se abren a la educación y la cultura; para no caer en los brazos del tecnooptimismo y cuestionar los caminos sin salida o con trampa, y potenciar aquello que los nuevos medios tienden a reducir o suprimir: la concentración profunda, la lectura sin distracciones, la actividad continuada siguiendo un plan racional, la estructuración racional del conocimiento y la información (el e.portafolio), la reflexión y escritura reflexiva desde el yo frente a la avalancha de informaciones,...








LO QUE PERDEMOS CON INTERNET
ECTURAS CRÍTICAS QUE VOY CONOCIENDO Y TRABAJANDO

(Por eso el orden nada tiene que ver con la lógica)
la-comunicacion-jibarizada-como-la-tecnologia-ha-cambiado-nuestr-as-mentes-9788499421926.jpg
(agosto 2013. Leyéndolo)

En línea con el libro de CARR. Aunque centrado en la comunicación y los medios, son reflexiones de alcance a partir de unas cuantas referencias más y la propia experiencia como periodista. Como él dice, se trata de jugar en territorio enemigo, así de claro. Yo no iría tan lejos generalizando, pero sí asumo por completo lo que declara al final como intenciones de la obra: advertir sobre los "efectos secundarios, peligros de sobredosis, medidas de prevención y recomendaciones para el buen uso".

Una lectura necesaria.
Superficiales_Lectura Internet.jpg
Para mí el punto de partida para una reflexión consistente es el de Nicholas Carrr.

Es un ensayo muy bien escrito y documentado. Tenemos en la Web muchas síntesis del libro, por ejemplo aquí, pero recomiendo encarecidamente su lectura. Se trata de un buen antídoto reflexivo.
ee.jpg
Jorge Volpi. Leer la mente. El cerebro y el arte de la ficción, Alfaguara, México, 2011

No se centra directamente en el tema, pero sí parte de las mismas aportaciones de la neurociencia para reivindicar la lectura y la literatura.
Muy recomendado por mi amigo Rafael Muñoz.
Es una de las muchas lecturas para el verano. Espero hacerla pronto.

Así empieza.

Una visión crítica del libro.
sdss.jpg

Libro comentado en el recorte del 29 de julio de más abajo. Parece interesante para insertar el exceso de consumo de información en el conjunto de excesos consumistas que promociona la sociedad de consumo en la que se inserta la Web.
No es una idea baladí.


ARTÍCULOS Y ENTRADAS EN BLOGS


(localizado en enero 2014)
En línea con las reflexiones que he apuntado más arriba a propósito de la obra de N. Carr.

Captura de pantalla 2014-01-25 a la(s) 19.22.39.png


(29 julio 2012)

Me han interesado estos artículos por incluir algunas propuestas prácticas extrapolables a mi propia práctica y, a la vez, a mi actividad docente.
zzsdsds.JPG

zxcxcxx.JPG